Featured Image -- 4108

El Yoga de los poderes sobrenaturales

No hace mucho cayó en mis manos una traducción del Yogasutra: Los aforismos de Patañjali. Lo comencé a leer  y me alegró conocer muchos puntos del Yoga que yo ni siquiera podía imaginar (nada que ver con las posturas de contorsionista), el autor se centra en el comportamiento de la mente, con tanto detalle que a veces parece que está intentando explicar el funcionamiento de un procesador de un robot.

Los aforismos, junto con los comentarios y aclaraciones del autor me han hecho comprender un poco más de que se trata el Yoga y lo difícil que es de practicar. Pero a la vez, puedes obtener algunos consejos para seguir con la práctica de manera individual, como es mi caso.

El libro está compuesto por cuatro partes, el primero se llama De la contemplación, el segundo De la práctica, el tercero De los poderes.Y el cuarto Del aislamiento.

Los dos primeros han sido muy interesantes, con una curiosa visión de la mente y del mundo en general. Sin expresar ninguna duda acerca de la veracidad de lo que se está contando, que es lo que somos en realidad y lo que andamos haciendo en este mundo.

Te anima al poner el Yugo a tu mente, es decir practicar el Yoga, seguir sus prescripciones y controlar a la mente que tiende irremediablemente hacia el error, a la que debemos encauzar por el camino correcto para conocer a nuestra verdadera esencia. Encontrar la felicidad en ese conocimiento para posteriormente comprender todo el funcionamiento del mundo y ¡oh, sorpresa! obtener superpoderes.

Si lo habéis leído bien, el autor (de los aforismos, es decir Patñajali) afirma sin lugar a dudas ( y lo confirman los comentaristas posteriores) que se obtienen superpoderes de los que no debe abusar el sabio. Pero vamos que son superpoderes.

Hasta el momento he leído acerca de como obtener  superpoderes como la videncia del pasado y futuro, la invisibilidad, la capacidad de teletransportarse, viajar a diferentes planos de existencia, y todavía voy por la mitad.

Os animo a realizar esta lectura si sois personas espirituales como yo que andáis siempre cavilando acerca de cuestiones transcendentes, porque pensáis que así y solo así podéis obtener la felicidad o apretar el gatillo del cambio (a mejor).

 

429231_379436722075741_242711049081643_1454851_765950800_n

La metáfora del diamante

La mente es como una materia sutil energizada o dicho de otra manera, simplemente energía. Para entender mejor la materialidad de la mente la podemos comparar con un diamante: La mente es como un d…

Origen: La metáfora del diamante

images-1

La metáfora del cojo y el ciego

La materia es ciega e inconsciente y no puede avanzar hacia su destino. El espíritu (purusa) es cojo. Porque, a pesar de ver el camino y hacia donde tiene que ir, no puede dar ni un solo paso. La s…

Origen: La metáfora del cojo y el ciego

Featured Image -- 4108

Yogasutra: Los aforismos de Patañjali

Recomendación para una lectura

Mi Refugio

Se considera que Patañjali es una encarnación del Señor de las Serpientes del Infinito, llamado Ananta. Así que, se representa a Patañjali como un ser medio humano, medio ofidio, con el torso de hombre que emerge de los anillos de una medio serpiente enrollada, saludando al estilo hindú con las manos unidas (añjali). Por lo cual, el significado literal de su nombre es “El que saluda con las manos unidas”.

Se considera a Patañjali autor del Yogasutra y a Vyasa, su principal comentarista ( y también autor del mahabharata y los purana). Hay bastantes comentaristas más que nos ayudaran a entender la obra original.

Patañjali nos presenta en sus aforismos mucho más que los principios de una técnica para comprender y manejar la mente, ya que nos enseña a tomar control de los procesos mentales, detenerlos y disolver finalmente a la mente en su causa originaria.

En un principio Patañjali…

Ver la entrada original 89 palabras más

13006670_1594840754164962_556530999045116332_n

La mente de Gina

Tengo ganas de compartir esta profunda decepción existencial que poseo, porque pienso que al hacerlo se disipará su fuerza y seré capaz de librarme de esa sensación de alguna manera que aún no concibo.

Reconozco que soy una persona débil. No tengo habilidades destacadas. Sin embargo,  y sin saber porqué, tenía unas altas aspiraciones sin fundamento, respecto a mis posibilidades en el mundo.

Me imaginaba como una profesional con éxito, con buenas amistades y fervientemente amada en una ciudad de ensueño.

Pero con el paso de las décadas he visto el resultado de mis acciones y como éstas me han alejado de mis objetivos, que nunca perseguí activamente.

He estado viviendo mi vida, creyendo que eso iba a sucederme porque sí.

Mi  imaginación siempre me salvaba.

En mi mente siempre he sido la protagonista. La directora de orquesta, todo funcionaba genial. Hasta que la loca de la casa se marchó.

Ahora, ya creo que me estoy vislumbrando allí a lo lejos.

Soy esa niña sentada sola en un banco. Tengo miedo a todo. Miro al suelo y no me atrevo a hablar. Porque sé que no sé nada. Todo me abruma. Intento disimular.  Soy Gina y te miro de reojo cuando no miras y sonrío tímidamente intentando encontrar tu complicidad. Pero ya no me atrevo a más.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hay que escribir a pesar de todo

Ya lo recalcaba Agatha Christie: “La tristeza es la cuna de inspiración de todo escritor” y es que la escritura se vuelve una herramienta que nos permite el desahogo de esos pensamientos encerrados que gritan en nuestra mente.

En este misterioso mundo, siempre existen momentos que nos llevan a caer en un pozo de infravaloración. Nos obsesionamos con nuestra situación particular y creemos que somos la persona más desgraciada del mundo. A la vez, hacemos una revisión de todas nuestras derrotas del pasado y calculamos una previsión de futuro negra como la tinta de un calamar.

Entonces sientes un impulso repentino de escribir tus sentimientos destructivos en un papel.

La mano de este hipotético escritor desolado se mueve entonces con fluidez. Identificando sus dolorosos sentimientos con precisión, tal vez esté rojo de ira o alguna lágrima se derrame por sus mejillas. Pero debe seguir escribiendo, debe dejar un testimonio vital de ese dolor que le consume. Debe denunciar con sus frases lo disconforme que se siente con el mundo, intentando que a golpe de palabra, como si de un conjuro de alquimista se tratara, estuviera invocando a un ser superior y pidiéndole que venga en su rescate.

El furor de la tormenta de tinta se difuminará con el tiempo. Y tal vez varios días después, él mismo releerá sus palabras: “Es lo mejor que he escrito” pensará. Y tal vez sucumba ante un hechizo felicidad que el mismo creó dotando a las palabras de magia. La magia de cambiar el estado de ánimo de las personas.

Esta situación pasa a menudo. La escritura creativa es una forma de expresión humana, que te puede hacer ganar mucho dinero pero también puede curar esas heridas emocionales enquistadas en nuestro pensamiento y seguro que puede hacer  muchas cosas más. Es un campo de investigación inexplorado.

Por eso, hay que seguir escribiendo a pesar de todo.

 

mujer-en-posicion-loto

La meditación es como el ayuno de pensamientos de materialidad

Según Vera Stanley Alder, en su libro El hallazgo del tercer ojo, “a través de la meditación la persona aprende a concentrar y proyectar su atención desde el plano puramente material hacia otras dimensiones superiores, y se esfuerza por trasladar lo que allí aprende de vuelta al mundo físico, donde su cerebro intenta interpretarlo de la mejor manera posible: de este modo está alcanzando el núcleo de las cosas, las causas subyacentes, las verdades primigenias.”
El arte de meditar es innato en algunas personas, pero, como otras tantas habilidades, también puede adquirirse con la práctica. La meditación desconecta el pensamiento consciente y hace fluir el “yo” interno a un primer plano, sin trabas ni bloqueos. Es, pues, también un medio de relajación, por el cual el cuerpo se destensa y consigue una mejor gestión de sí mismo.
En cierta modo la meditación es como el ayuno pensamiento de materialidad que limpia y purifica el mente, cuerpo y espíritu.
Cuando estás en paz interior, ya no intentas cambiar a los demás, tan solo aprendes a disfrutar de tu presente.
Con mucho cariño,
Gina
meditar

Meditamundi

Si alguien me hubiera dicho hace unos años que la meditación iba a convertirse en un hábito de mi día a día, no le habría creído. Lo cierto, es que no es lo que esperaba en un principio. Necesita más dedicación y esfuerzo mental del que pensaba. Y tienes que estar alerta para ningún pensamiento parasitario ocupe tu mente constantemente evitando que puedas centrarte en lo que de verdad importa y comience a dar vueltas hasta que desesperes.
Meditar se convierte así en una inversión en nosotr@s mism@s. Mejoramos la atención, la memoria, las relaciones sociales, la resiliencia, el optimismo… Así que os animo a comenzar cualquier práctica de meditación y  profundizar en el interés por el crecimiento personal.
Aquí os dejo un mantra muy bonito dedicado a la Energía Primigenia o Madre Divina, Shakti. En una estupenda versión de Snatam Kaur. Según he podido encontrar, su significado es el siguiente:
Adi Shakti, Adi Shakti, Adi Shakti, namo namo
Fuerza primaria de toda la creación, me inclino ante ti
Sarab Shakti, Sarab Shakti, Sarah Shakti, namo namo
Fuerza divina de todas partes, me inclino ante ti
Prithum Bhagawati, Prithum Bhagawati, Prithum Bhagawati, namo namo
Fuerza creativa y primordial, me inclino ante ti.
Kundalini Maata Shakti, Maata Shakti, namo namo
Fuerza creciente de la Madre Divina, me inclino ante ti

 

Y aquí otra versión bellísima de la misma artista con un coro infantil.

experiencias_extracorporales_o_no_reference

Como si me pesara el alma

Hace ya bastantes años tuve unas raras experiencias mientras dormía, a las que no dí demasiada importancia. Fue bastante desagradable; Una noche me fui a dormir, como cualquier otro día. Pero en plena oscuridad me desvelé, y estaba boca arriba, me di media vuelta, cerré los ojos e intenté imaginar algo para poder dormirme. Pero no pude, de hecho comencé a sentir que no tenía el control de mis movimiento y estaba boca arriba de nuevo. Ví una luz potente, a pesar de tener los ojos cerrados. Tenía ventana justo delante de mi cama. Pensé que podía haber amanecido ya, pero cuando creí abrir los ojos, la luz era más bien como la de un foco dentro de mi pequeña habitación.
A partir de ese momento la experiencia fue terrible. Traté de encender la luz de mi mesita, pero comprobé de inmediato que mi brazo no me obedecía y que estaba “probablemente” dentro de mi propio sueño.
No fue lo único, noté como si  me empujaran y me dejaran caer de la cama en la parte derecha, y una vez abajo, recuerdo sentir la frialdad y la dureza del suelo. Noté que entonces me empujaban desde los pies, para introducirme la cabeza justo en el hueco debajo de mi mesita de noche. Fue muy extraño, porque mi cuerpo se comportaba como un cuerpo sólido y rígido. Luchaba por moverme y despertar hasta que lo conseguí. Entonces, me quedé totalmente desconcertada. Estaba recostada del lado izquierdo y no del derecho como creía. Estaba muy asustada, pero pude comprobar que todo estaba bien, mi familia dormía en las habitaciones de al lado y era una noche tranquila y fresca. Pensé, que era solo una pesadilla sin sentido. Aunque esa noche no dormí más.
Conté mi experiencia a mis más allegados “Era como si me pesara el alma y no pudiera moverme” les dije y todos le quitaron hierro al asunto.
Pasaron, semanas. Tal vez meses y me volvió a ocurrir.
Esta vez noté como si algún hombre me estuviera susurrando cerca de mi oído palabras incomprensibles, la voz era grave. Noté el golpe de aire de su aliento, pero no veía nada, de hecho, no podía abrir los ojos, pero estaba segura que me encontraba en mi cama, boca arriba y además sentía que me quitaban los pantalones,no recuerdo si noté peso sobre mí pero lo que sí recuerdo es la imposibilidad de moverme o defenderme.
Supongo que todo lo que os narro sucedió en poco tiempo, pero yo lo recuerdo como toda una eternidad. No podía gritar, e intentaba mover algún músculo de mi cuerpo, finalmente me centré en el las manos, en abrir y cerrar las manos y no podía. Hasta que finalmente, mi valeroso meñique consiguió un ligero movimiento, entonces se propago a partir de ahí un cosquilleo hasta el resto de mi cuerpo, y desperté finalmente.
Estaba confusa, mis padres seguían dormidos en la habitación de al lado, la noche estaba tranquila y pensé de nuevo que a pesar de eso, no iba a volver a dormirme bajo ningún concepto.
Pero de una manera casi instantánea en mi mente, quedé dormida y me desperté al día siguiente. Aún no sé quien apago la luz de mi mesita. Pero eso no es importante, supongo. Lo mismo todo estaba dentro del sueño.
En fin, como de costumbre mi mente se dividió en dos ¿era una experiencia paranormal? ¿Era algo natural y físico? Investigando por ese incipiente internet, encontré foros que hablaban de esto, como del día a día. Mi conclusión final después de estudiar toda la información junto con mi experiencia fue que atravesé una alucinación hipnogógica, producidas seguramente por cansancio o mala digestión. Que no recuerdo haber sufrido ese dia. Pero la otra opción era que había venido a visitarme un fantasma y eso no me acababa de encajar…
Sea como fuera decidí encontrar algo que me permitiera tener más control de mí misma y no volver a pasar por eso. Esto dio lugar, a mi iniciación autodidacta en la meditación. Y no sé si al final tuvo algo que ver, pero lo cierto es que no me ha vuelto a pasar nunca más.
¿Habéis pasado por algo parecido? Os animo a compartir la experiencia.