El rio de los pensamientos

La mayoría de personas atraemos las cosas y situaciones sin darnos cuenta, como si funcionáramos con piloto automático. Pensamos que no tenemos ningún control, y sin embargo algo podemos hacer.

Yo antes solía ser una persona atareada, siempre pensando en el trabajo, ambiciosa y también egoísta. Mi cuerpo se comenzó a resentir de mi estrés y otros vicios, y a mí me pasaba desapercibido. Me levantaba y me iba a trabajar pensando en mi futuro esplendoroso, que nunca llegó. A menudo, me sentía mal en mi interior, pero también lo pasaba por alto, bueno, esa era yo hace algunos años…

Hace poco descubrí que los sentimientos nos ayudan a saber que nuestros pensamientos no están siendo constructivos, antes no lo sabía o no lo veía tan evidente. Ahora sin embargo lo hago casi sin pensar. Me digo “Gina ¿Te sientes mal?, pues algo estás pensando mal” y entonces genero un diálogo conmigo misma en el que yo decido que hay algo que no quiero seguir pensando, por ejemplo, algún recuerdo de una situación incómoda para mí, en lugar de pensar en esa situación pienso en otra situación que sí afronté bien.

Un gran amigo mío me lo explicó una vez así:

Tu mente es como mirar un río por que aparece flotando casi todo tipo de cosas (estos son los pensamientos), por ejemplo hay hojas que pasan rápidamente, hay ramitas un poco más pesadas que las hojas, también hay troncos grandes y pequeños… de todo esto hay cosas que te gustan y cosas que no. Pero a veces, nos centramos en un tronco , que tarda en pasar y nos perdemos el resto de los “pensamientos” que pueden ser constructivos, pero los ignoramos. Lo cierto es que no puedes centrarte en uno y parar el río, tienes que dejarlas pasar y para que finalmente desaparezca de tu vista. Porque si detienes algunos troncos, no dejaras fluir el río… y el río es nuestra mente, nuestros pensamientos, que se traducen en nuestros sentimientos, que definitivamente marcan nuestro estado de ánimo y por tanto nuestras decisiones en la vida. Pero hay algo más, somos seres humanos, por tanto:

¡Hay que desatascar el río constantemente!

¿Como hacerlo? Por ejemplo, cuando veas que te obsesionas con algo, evádete con tu pasatiempo favorito, haz ejercicio, medita, sal a pasear, ponte tejer, a leer, a escribir… y dí, estoy eligiendo sentirme mejor con este otro pensamiento.

¿Qué haces tu cuando te atormenta algún pensamiento? Es mejor tener más de un método 😉

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: