Evita “negociar” con tu mente

No negocies con tu mente si tu deseo es alcanzar un estado contemplativo. No lo conseguirás de ese modo.

Anuncios

Yo entiendo la meditación como una técnica de cultivo de atención mental que incrementa los poderes internos de la psique que quizá no conozcamos todavía, y así lograr cambiar nuestra consciencia, aumentándola. Y en cualquier caso consigue templanza, relajación y equilibrio.

Practico la meditación como un hábito y no me considero experta, ni maestra. Y suelo ayudarme con los mantra que más me llegan, sean de la religión que sean.

En mi práctica he tenido varios problemas que he tenido que solventar, uno de ellos es el evitar “negociar” con la propia mente sobre la meditación.

Negociar con la mente es proponerte metas en referencia a su práctica y obtención de los resultados, por ejemplo, decides dedicarle una hora al día a la meditación y pase lo que pase tienes el objetivo de que en un mes tienes que ser más espiritual, o más consciente, o lo que te hayas propuesto…Todo esto, es negociar con la mente. Sin darnos cuenta de que mientras meditas no puedes estar pendiente del tiempo, ni exigir un cambio determinado.

El fin de la meditación es encontrarte a ti misma en el presente.

El camino es la meta. Subir la ladera de la montaña, es llegar a la cima.

 

 

  1. Entre uno de mis próximos propósitos está la meditación, estoy leyendo el Tao Te King y me apetece probar esas vías. En cierto modo intento expresar algo similar en entradas como la que iba sobre el sabor de una coca cola Un saludo!

    Me gusta

    Responder

    1. Hola, pues entonces estas como yo! aunque yo voy por libre, solo con algún videocurso gratuito, sin duda me pasaré por tu blog para ver tu entrada. Un Saludo

      Le gusta a 1 persona

      Responder

  2. maikerutenshi 8 May 2016 en 19:28

    Hola, saludos. Muy buena entrada. Tan solo, para rizar el rizo: En la meditación, si no separamos mente de cuerpo todo va mejor. En occidente se tiende a “trabajar” la mente (muy bien el no negociar) y dejar el cuerpo. Yo tampoco soy un experto, pero la propia práctica nos lleva a cada uno a nuestro propio dogma, y a veces, como es el caso, a la necesidad de expresarlo en otros ámbitos. Un saludo, en Gasshô 🙂

    Le gusta a 1 persona

    Responder

    1. Cierto, buen “rizo”, no hay que dejar el cuerpo de lado. Mens sana in corpore sano, ¿no es así? Un fuerte abrazo y gracias por la visita y el comentario.

      Le gusta a 1 persona

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: